Magazine

“Hay que mostrar el poder que tenemos en el carro de la compra”

Imagina que tienes poder en las cuentas del Estado, ¿qué harías para dinamizar socioeconómicamente el medio rural y evitar el abandono y la despoblación?

La revista de COAG Castilla y León ha pedido a los jóvenes del Bloque Joven Rural su solución al abandono que sufre el medio rural. Cultura, formación, proyectos, campo, niños o juventud son conceptos que suenan antes que el del propio dinero. Estas son sus soluciones:

Miriam de Prado Losada. 25 años. Villoldo (Palencia).

“Lo primero de todo potenciaría la cultura, toda clase de servicios para que la gente pueda con­sumir cultura en el medio rural, sin tener que desplazarse a la ciudad para ello. El ocio y tiempo libre es un aspecto fundamental de las actividades de la vida diaria significativas para toda persona.

Disminuiría, de manera real, la burocracia para la creación de los negocios en núcleos rurales. Yo misma quiero, en un futuro a medio plazo, abrir mi propia clínica de Terapia Ocupacional, pero la cantidad de papeleo exigido hace que me de vértigo incluso pensarlo. Por último, fomentaría una industria de calidad ligada al asentamiento de población en los pequeños núcleos rurales. Una industria sostenible y realmente comprometida con el medio ambiente.

 

Marina I. Villaverde López. 28 años. Cevico de la Torre (Palencia).

Para dinamizar socioeconómicamente el medio rural y evitar el a­bandono y la despoblación ju­garía con las ni­­ñas y ni­ños, les mostraría la tierra, haría que se mancharan con ella. Les propondría germinar u­­na semilla, que la planten, la ob­serven, la rieguen y la cuiden. Más tarde que cosechen sus frutos y ahí explicarles que la vida real funciona así pero a lo grande. En ese mo­mento empezarán las preguntas.

Educar para cambiar, enseñarles el poder que te­nemos con nuestro carro de la compra, el consumo como un acto político. Enseñar que cada producto tiene una trazabilidad y ahí es don­de entramos nosotras y nosotros, que nos manchamos las manos de tierra. 

Nosotras, que hemos vuelto a la tierra o que nos mantenemos en ella sin movernos de aquí, porque ahí está la verdadera protesta y la lucha en mantenerse en ella a pesar de todo.

 

Lucía Montes Grigelmo. 19 años. Villodrigo (Palencia).

Para evitar el abandono es primordial fijarse en los jóvenes. Pero creo que aportar dinero sin ningún proyecto a lar­go plazo fijado antes, es en balde. Por eso destinaría los fondos a la creación de una figura profesional programadora de proyectos, un educador/a social. Dicha persona debe promover el asociacionismo entre pu­eblos y gestionar los problemas haciendo participes a los jóvenes para que sean ellos quienes lideren las necesidades.

 

Emiliano Antolín Casares. 37 años. Revenga de Campos (Palencia).

La fijación de población en el medio rural debería de ir ligada a la agricultura y ganadería. Las ganaderías intensivas están terminando con un modelo sostenible y de fijación de población rural. La agricultura por sí sola no es capaz de fijar esta población ya que el modelo de trabajo no implica es­tablecer la residencia en el mis­mo lugar de trabajo. Sin embargo la ganadería sí. Deberíamos ligar agricultura y ganadería extensiva para alcanzar una mejor rentabilidad en los dos sectores de negocio. Sería interesante vincular un número de cabezas de ganado en relación a las hectáreas cultivadas por las que se recibe la ayuda PAC.

In­tegrar ambos modelos de negocio y utilizar los recursos de la agricultura para mejorar la ganadería y viceversa. La ayuda PAC también podría ligarse a producción obtenida por hectárea.

Se habla mucho de la famosa dieta mediterránea, pero ya casi no la practicamos a pesar de tener todos sus ingredientes al alcance de la mano y a precios razonablemente asequibles
Los jóvenes agricultores están cada vez más y mejor formados. Un requisito que venía demandando el sector y que tiene como principal consecuencia un impacto positivo a la hora de innovar, avanzar en competitividad e incorporar tecnología al campo. A pesar de ello, la oferta formativa es todavía insuficiente.
En una entrada anterior hablamos del olivar como opción de futuro para los nuevos agricultores. Esta vez toca investigar sobre otros dos cultivos leñosos que actualmente ofrecen interesantes perspectivas, típicamente mediterráneos con cierta capacidad para sobrellevar los efectos del cambio climático y para aprovechar al máximo cada gota de agua. Estamos hablando del almendro y el pistachero.