Magazine

El Maestrat, la zona con más olivos milenarios del mundo

Entre Teruel, Tarragona y Castellón de la Plana se concentra el mayor número de olivos milenarios que existe no solo en España sino en todo el mundo. Uno árboles peculiares, que además de atraer por su belleza, producen un aceite que se ha convertido en un tesoro entre los paladares gourmet.

España es el primer productor mundial de aceite de oliva. Andalucía  lidera el cultivo, le sigue Extremadura, Castilla-la Mancha y Cataluña. Aunque la Comunidad Valenciana solo representa el 9% del total de la producción,  en la comarca del Maestrat, al norte de Castellón, una zona ostenta un curioso récord, el de acoger el mayor número de ejemplares en el mundo de unos olivos que han convivido con fenicios, íberos, romanos o musulmanes. Alrededor de 4.800 olivos hay censados en un territorio que también abarca parte de Aragón y Cataluña y que es conocido como la Taula del Sénia. Un legado único de esta especie típicamente mediterránea que forma parte del ecosistema de la península ibérica.

El aceite está presente en nuestra vida desde hace milenios. Es uno de los elementos claves de la dieta mediterránea, un producto de un alto valor culinario que ha traspasado su mera existencia de alimento para convertirse en algo cultural, un estilo de vida. Los olivos milenarios, debido a su edad, son menos productivos y están más cotizados, pero a cambio, de ellos se extraen aceites de oliva virgen extra gourmet muy apreciados entre paladares exigentes. El cultivo del olivar cumple en la comarca del Maestrat una importante función económica y social y atrae cada año a miles de curiosos con ganas de conocer un paisaje único y un aceite excepcional.

La aceituna de estos olivos milenarios es de la variedad Farga, la más longeva y resistente a las inclemencias climáticas. Esos troncos de formas retorcidas cuyo perímetro puede llegar a superar los 6 metros pertenecen a este tipo de aceituna. Durante un tiempo, el expolio de estos olivos fue algo común, se arrancaban para utilizarlos como ornamentación en jardines públicos y privados, pero gracias al cuidado y la concienciación de muchos agricultores, los olivos de la zona del Maestrat continúan maravillando a todos los que se acercan para contemplar este espectáculo.

En la Comunidad Valenciana, estos árboles están protegidos por la Ley de Patrimonio Arbóreo de 2006 que prohíbe el trasplante y comercio de este tipo de árboles.

En una entrada anterior hablamos del olivar como opción de futuro para los nuevos agricultores. Esta vez toca investigar sobre otros dos cultivos leñosos que actualmente ofrecen interesantes perspectivas, típicamente mediterráneos con cierta capacidad para sobrellevar los efectos del cambio climático y para aprovechar al máximo cada gota de agua. Estamos hablando del almendro y el pistachero.
La lucha contra las heladas supone un importante coste adicional a la larga lista de gastos fijos que afronta cualquier agricultor por lo que es importante tener claro qué sistemas son los más adecuados y cuándo merece la pena recurrir a cada uno de ellos.
Lo primero que hay que comprobar es el contrato de arrendamiento rústico que hayamos firmado, y si en el mismo se incluyeron o no los derechos; y es que estos no van con la tierra, sino que están a nombre del agricultor que los haya generado,por trabajar las fincas, en la última reforma de la PAC en 2015.